lunes, 24 de noviembre de 2008

2008: Un presente alternativo (final)

- Y ocultarnos que te gusta Adrián, así no saldrás con él… Y seguiremos manteniendo la relación de amistad.
Andrea estaba algo desconcertada, pero sabía que aquello que vivía no era un sueño, porque se pellizco más detrás veces hasta hacerse heridas. ‘Vale, tranquila, vale’ Respiró profundamente y asintió con la cabeza.
-¡Pues vamos allá!
Pero de repente se oyeron por el pasillo los pasos ligeros de unos tacones.
-¡Aprisa!- gritó Dani.-No tenemos tiempo.- Os dije que regresarían pronto.
Todos se escandalizaron en la habitación.
-Que salgan dos a distraerles…- sugirió Ezequiel.- Mientras yo hago lo posible para que Andrea vuelva al pasado.
Salieron de la habitación hacia el pasillo ‘Daniel, mejor que la miel’, y ‘Moy, que caña doy’ aunque también se les unió Cristina.
- Pasarán a mi habitación por encima de mi cadáver!- vociferaba esta.
-Pues prepárate, guapita de cara, para morir.
Joana se acercaba muy segura de sí misma. Detrás, venía Víctor del Pino con su esmoquin y la pistola en la mano.
-Mi nombre es Pino, Víctor del Pino.
Moy hizo una llave de judo y lo dejó derrumbado en el suelo.
-Tu nombre ya nos lo sabemos, memo… Y el mío tiene más Flow...
Mientras Joana luchaba con Cristina y Víctor intentaba apartarse a aquellos dos raperos pesados, Belén, Ezequiel y Laura estaban en la habitación concentrados para poder poner en marcha el hechizo.
-Vamos, no tiene que ser tan difícil si vosotros habéis hecho que vengamos a Washington en menos de cinco minutos…-decía Andrea.
-No es lo mismo regresar al tiempo que uno pertenece, es más fácil.- explicaba Belén.
-Tú, virhensita, ven pa cá y recita las palabras.- gritó Ezequiel.- Y tú, Andrea, coge el frasco verde y bébetelo.
- ¿Qué lleva?
-Mejor no lo quieras saber…
De repente entraron Cristina, Dani y Moy a la habitación.
-¿Qué habéis hecho con ellos?- preguntó Belén.
- Están inconscientes, tenemos para cinco minutos de descanso…- dijo Daniel.
-Bueno, pongámonos en marcha con lo de antes- sugirió Ezequiel- Laurita, ven aquí, y ya sabes lo que tienes que hacer.
-¡Adiós Washington!- gritaba Cristina por la ventana con una tristeza irreparable mientras agitaba un pañuelo rosa- Nunca tendréis una presi tan maja como yo.
-¡Adiós coro!- vociferó Belén.
- ¡Adiós virginidad!- atestó Laura.
Laura se acercó, y los tres se pusieron en corro alrededor de la muchacha. La misionera comenzó a hablar en un idioma extraño y antiguo y, con aquellos pelos alborotados que llevaba, parecía la niña del exorcista.
De repente, entraron en la habitación Joana y Víctor y al ver que Andrea se esfumaba por arte de magia, gritaron: ‘NOOOOOOOOOOOOOOOOO’, y cayeron al suelo como a cámara lenta. Ya era tarde, el destino iba a cambiar.

La sirena del recreo había tocado hacía un par de minutos. Algunos adolescentes comían sus bocadillos de chorizo y queso; otros fumaban en su rincón de siempre y otros jugaban al futbol o al baloncesto. No había mucha variedad. Andrea zampaba un sándwich apetitoso, lo necesitaba porque con trece años todavía estaba creciendo. Divisó a lo lejos a una muchacha en un banco sola, recostando su cabeza sobre la mochila que parecía estar enfadada con el mundo. En las escaleras del recreo a otra chica tímida con unos pelos un tanto horribles, mirando a los chicos populares del instituto, parecía una monjita, pero en el fondo, pensaba Andrea, sus pensamientos no eran del todo inocentes. Allá en el fondo, a un muchacho alto y delgado hablando sólo con su bola mágica de cristal y echando mal de ojos a aquellos que se metían con él y cerca de ella a una muchacha que le atestaba cada minuto una mirada agresiva, como si estuviera enfadada. Le llamó la atención a una chica que contemplaba una revista de cotilleo que tenía en la portada al famoso y guapo Leonardo dicaprio, y a su lado, un chico tímido y con risa infantil que le contaba que acababa de ver la última película de James Bond.
Ahora lo recordó todo. Su sueño. La parada de bus y su viaje al futuro. Pensó que sería una pesadez volver a vivir los años transcurridos, pero debía hacerlo si no quería acabar como se había visto. Aquella mañana, antes de su visita al futuro y su regreso al pasado, había soñado con su final: se vio borracha tirada en un contenedor de basura y, sin querer el camión que los vaciaba todas las noches, se la llevaba ala triturado. Ese era su nefasto fin. Por suerte, aquello no iba a ocurrir, porque Andrea se puso manos a la obra con el plan.


Ahora mismo estamos en el chino cenando todos celebrando su cumpleaños. ¿Cuántas veces nos habremos preguntado el por qué de las cosas y no las sabemos? Pues bien. Por mucho que nos burlemos de Andrea, que la tildemos de sosa y manipulable, que sólo la utilizamos para que nos lleve a su porno estudio… le debemos dar las gracias porque cambió el presente, porque ahora debemos entender el porqué de su rollo con el Ketchup y porqué siempre reprimió su amor por Adrián. Quizás gracias a su plan, Cristina y Daniel están juntos, y Ezequiel no es ningún Nigromante, incluso aunque a veces lo parezca. Belén dejó de hacer huelgas en los recreos y se juntó más con nosotros, y es por eso por lo que está presente hoy aquí y Laura terminó de rezar los Padres Nuestros para dejar a parte el mundo de la inocencia. ¿Quién sabe si la Andrea del futuro sigue sumida en el plan de unión? Lo sabremos cuando lleguemos al 2020 y nos veamos a todos juntos.




Amén


Laura Martínez.

4 comentarios:

AdR dijo...

:D
Después de leer todo yo creo que también tengo que darle las gracias a Andrea, no sé por qué pero por algo del futuro será :O

Lo de adiós virginidad ma matao, jajaja.

Besos de loco.

P.D.: Oye, no hagas más esto ¿eh? El dejar pasar unos días hasta poner el final de un relato :(

Lau dijo...

jajaja, me alegra que por lo menos te 'haya matao'
:-D
Aunque entiendo que sea algo aburrida porque habla sólo de mis amigos y yo.
El dibujo de abajo lo pintó Andrea hace dos o tres años :-)

PD: Andrea,no pienso hacerte más la pelota, esto por tu cumple y au! xD

Miguel A. dijo...

¡No va a poner el relato todo junto! Ocupa un huevo, alguno (yo) se iriía con él leído a la mitad. Y tratándose de esta maravilla sería una pena.

Un saludo

AdR dijo...

Oye, pues dibuja de manera muy graciosa la shiquilla :P