jueves, 20 de noviembre de 2008

2008: Un presente alternativo (4)

(...)

-Esa eres tú.
- ¿Qué?
-Mírala bien- señaló el hombre alto.- Tiene tus mismos rasgos. Es tu misma cara…
Sin dar crédito, negaba con la cabeza. Ciertamente tenía un ligero parecido a ella, pero no era posible.
-Estamos en el 2020. Míralo en los calendarios, en cualquier vía de comunicación. Pero no temas, te devolveremos al pasado dentro de nada. Cuando te digamos lo que debes hacer, entonces te irás.
-Pero, ¿Por qué acabo así? ¿Por qué esta mañana no vino el autobús y tenías la cabeza de Vicente cortada? ¿Qué es lo que sucede?
Las preguntas eran múltiples, y los extraños se apresuraron a contestarle.
-Para empezar- le explicó la chica-tubo (ya se había quedado con ese mote)- Debes saber que tu presente 2008 es un presente alternativo, cambiable y moldeable. Estás saliendo con Adrián por una serie de hechos y tus amigas son éstas por las otras. Recuerda por qué…
Dubitativa, Andrea contestó:
-Bueno, yo antes salía con otro grupo de amigos. Con una que se llamaba Cristina, Belén, Laura, y Ezequiel. Pero las cosas no fueron bien. Cristina y Laura se enfadaron porque descubrieron que en primero de la ESO yo les llamaba “el moco”
>>Belén comenzó a hacer huelgas en los recreos en nuestro segundo año en el instituto porque decía que nadie la escuchaba y se fue distanciando. Y Ezequiel fue enfocando su futuro al futuro de vidente. Entonces yo me fui juntando con las otras… También recuerdo a dos personajes muy curiosos. Eran Joana y Víctor del Pino. Ambos venían de vez en cuando con nosotros… Joana estaba enamoradísima de Leonardo Di Caprio, lo recuerdo muy bien, y a Víctor le gustaban todas…- parecía que comenzaba a recordar con nostalgia.- También estaba Daniel, que era el rapero del grupillo. Estaba enamoradísimo de Cristina, y no sé qué pudo haber sido de él…
Tras la explicación todos asintieron y volvieron a la Casa Rosa para contarle lo que debía hacer. Una vez más en la misma habitación que antes, comenzaron a conversar.
-Andrea. ¿Todavía no te has dado cuenta de quiénes somos?
Ella negó con la cabeza. Aunque se les quedó mirando fijamente. Les recordaban a alguien, pero no sabían a quién.
-Somos nosotros. Cristina, Belén, Ezequiel y Laura…
Se llevó las manos a la boca. No, era imposible. Pero… si aquellas personas tendrían más o menos unos treinta años. Sus antiguos amigos debían tener la misma edad que ella: dieciséis.
- ¡Estáis mintiendo!- gritaba- Sois unos locos friáis que ven Héroes, y son aficionados al personaje de Hero Nakamura nada más.
-Debes volver al momento donde nos separamos- le explicó Ezequiel, el de la gabardina sin importarle la reacción de la muchacha.- y volvernos a juntar…
-¿Por qué?- preguntaba sin comprenderlo.
-¿Pero es que aún no te has visto?- explicó la de pelo rizado, la supuesta Laura del futuro- Acabas viviendo en una fuente y comiendo entre los gatos callejeros.
-Mira, esta mañana,- continuó Cristina.- cuando te has despertado, se ha iniciado en tu presente una guerra mundial entre lectores de Harry Potter y lectores de Crepúsculo. Vicente era partidario del PPC, es decir, Partido Progresista Crepuscular y los de la PHP, (Partido Harry Potterista) lo mataron.
-Tú te exiliaste de España y te fuiste a vivir a Cuba.- explicó Belén.- Desde allí emigraste a Miami y acabaste viajando hasta llegar a esta ciudad.
- Cristina era la cabecilla del PPC, (no sé si recuerdas que fue incluso a la presentación del último libro de la saga de Crepúsculo y se hizo encargada a partir de ese día de las conferencias nacionales) Acabó enfrentándose contra EEUU. Ganó la batalla, por eso ahora es presidente.- Explicó Belén- Pero ahora, después de muchos psicólogos, dice que se arrepiente de aquella actitud impulsiva cuando perdió los nervios porque Laura divulgó por el instituto que el libro no valía, que era muy empalagoso, un amor asqueroso. A partir de ahí la guerra comenzaba.
- Laura tuvo que refugiarse en un monasterio.- volvió a decir Cristina.- La pobre es ahora una misionera virgen. ¡Lo siento Lau!
Cristy y Laura corrieron a abrazarse entre llantos.
-Ezequiel acabó siendo espía y adivino del PHP y le facilitaba información de su enemigo.
-Y Belén encontró refugio con Laura. Ambas cantaban mucho en el karaoke así que le dio trabajo en el coro de la iglesia. – Añadió Cristina.- Lo que no saben es que canta fatal.- esto último lo dijo en voz bajita.
- Como ves, esto es un rollo. Si vuelves al pasado y lo cambias, no se iniciará ninguna guerra. Todos seremos amigos.
-¡Tienes que volver!- gritó Laura desesperada- Llevo toda la vida sin… Estoy por tirarme al Santo- se santiguó. (...)
Laura Martínez foto de arriba: los cinco amigos que nombro :-)

2 comentarios:

Miguel A. dijo...

¿Misionera virgen? Qué creatividad. La última parte se me escapa porque no tengo ni puta de Harry Potter ni de Crepúsculo.

AdR dijo...

Dios mío, se va a tirar a la imagen religiosa...

sigo.

Fdo.: Un fan de Heroes y de Hiro Nakamura (el mejor)