domingo, 20 de diciembre de 2009

Tiempos


17/12/2009

Todo comienza siempre con el hoy, el ayer o el mañana. Necesitamos esa línea temporal para unir y engarzar las perlas y conchas rotas de nuestra vida.
Por ejemplo, ayer nevó; hoy hizo ademán de nevar y mañana sólo nos quedarán las nubes grises, sonrientes y malévolas.
No estamos de paso, lo sé. Nuestra huella perdura en el asfalto aunque no se vea, aunque el tiempo y el aire enfadado las borre, aunque nunca haya quedado adherido a él del todo.
No hay lobas danzando que valgan, amigo mío- queridísimo amigo mío- nunca las hubo, no para mí.
El baile y la música nos pertenecen sólo a nosotros- créeme- y fueron nuestras ayer, lo son hoy y lo serán mañana.
No me equivoco cuando digo que no estamos de paso y no me equivocaré cuando lo vuelva a repetir.
¿El ayer? El ayer pasa sin duda más deprisa por estos parajes urbanos y el olvido duele mucho menos.
Quizás la distancia también.

3 comentarios:

Coraline dijo...

me ha encantado (L)
y que satisfactorio es sentir cuando por fin algo no está de paso en nuestra vida
mua :)

Belén dijo...

Siempre dejamos algo de huella, verdad?

Besicos

Laura dijo...

:)