miércoles, 2 de abril de 2008

TENTACIONES...


Todas las noches me despierto por mi instinto; todas y cada una de ellas. Entonces me quedo un rato pensativa entre las sábanas calientes, e intento oprimir la tentación de levantarme hacia la cocina, abrir la estantería de los dulces y comenzar esa tableta de delicioso chocolate.
Mmmm.. Chocolate; dulce tentación que nos ofrece posibilidad de placer en nuestro paladar. Al final, tu fuerza de voluntad es vencida, y tus manos , inconscientes, ya están abriendo su envoltorio, y a pesar de que esta situación la has vivido noche tras noche, esperas con impaciencia el olor que el chocolate desprende, y te envuelve ligeramente el cuerpo mientras tu cierras los ojos y hueles, embriagada, su aroma.

Llega entonces el momento de trocearlo, y uno de los cachos va a parar a tu boca. Lo primero que notas es su textura en tu paladar, y sientes cómo se va fundiendo lentamente en tu boca y se esparce por toda ella hasta degustarlo.

Y a pesar de que el placer es sumamente grande, no llegas al éxtasis hasta que compruebas, apenada, que el intenso sabor del chocolate se va perdiendo y es entonces cuando lo saboreas más que nunca. Esto último te incita a coger otro trozo.
“El primero, te dices, para comprobar una vez más el placer del chocolate; el segundo, para verificarlo y comprobar que su sabor ha sido real…” Pero llega entonces un tercero. “éste por mis noches a solas, donde la cama se me quedaba grande…” Y también llega un cuarto: “éste por la libertad a poder escoger cuántos trozos me como hoy” “Éste por los buenos recuerdos del pasado” “Éste por los malos” “Éste por los éxitos que he conseguido en esta vida” “Dos por los fracasos, ya que han sido más” Y miras la tableta con tentación.
“Éste por la dulzura de su mirada” “Éste por la noche de lujuria junto a él” “Éste por mis ganas de más noches como aquella” “Éste, por las que sé que no tendré” “Éste para escribir sobre el placer del chocolate cuando acabe” “Y este para finalizar la tableta entera.” Entonces saboreo por última vez en esa noche los placeres ocultos bajo el tierno y dulce chocolate, a la vez que saboreo todos mis recuerdos llenos de pasión.

Porque, a veces, en esta vida las tentaciones son necesarias.
Laura Martínez.

14 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Las tentaciones son necesarias, y como molan!!! Jaja

Un beso

Milagros Sánchez dijo...

Disculpa mis retrasos en llegar a tu blog pero cuando empiezan a sumarse los blogs que tengo en mi lista de visitas, la verdad que tengo que armarme de paciencia... Bueno quizás lo entenderás cuando lleves más tiempo como nos ocurre a nosotras (también mi pareja "bonsaimusic" me acompaña en el blog desde hace poco tiempo, yo ya llevo con esto cerca de un año y lo noto mucho más).
Sobre tu entrada decirte que me gusta como expresas estas sensaciones y sobre el chocolate también me encanta, ya sabes que es un buen afrodisíaco.
Besos multicolores.

Santiago Paz dijo...

Las tentaciones, el resistirlas o caer en ellas, son parte del espíritu del hombre desde que este es tal. A veces caer en ellas puede ser aleccionador. Pero cuando nos envuelven y nos dominan, eso, ya es parte de la degradación propia del ser humano.

Todo en su justa medida.


Beijos.


atte:
Paz

Anna dijo...

Me agrado bastante. Me encanta el chocolate. Y siempre la tentación para que sea creo que debe tener un sabor a chocolate, sino no vale.

Abril dijo...

No he podido resistir la tentación al leerte, y mi culo se ha levantado de la silla y se ha dirigido en busca de la tableta perdida, y cuando tenia ese dulce en mi boca en mi cabeza ha resonado... "si...las tentaciones son necesaries, que haria yo sin ellas". Tu blog tb lo es.

;)

MaríaGabriela dijo...

Gracias por visitarme!

Rompo la regla, soy la excepción:

NO COMO CHOCOLATE, ni dulces ni galletas.

Podríamos decir que soy amarga? No.

Mis placeres van por lo salado.

Mis pololos deben mimarme con otras cosas y yo misma también.

Un abrazo chica dulce!

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

A mi siempre me han dicho que el chocolate es el mejor sustituto del sexo y el mejor medicamento contra la depre... Pero la tentación, así como la relatas, es la mejor de las tentaciones: el chocolate.

elenaberenice dijo...

¡Qué bien escribes, nena!

 kotto dijo...

mmmmm que deliciosa tentación....

El caballero de los espejos dijo...

Mi reino por un chocolate...

¡Viva México por el chocolate! (entre otras cosas)

Tal y como lo describes, a mí, junto con el café, quizá sean las cosas más tentadoras... bueno, quitando a las que se mueven solas...

Saludos y esas cosas.

Un vicio mas...Tu vicio. dijo...

desde comence a preocuparme un poco mas por el peso y esas cosas no como chocolate...pero nadie puede desconocer lo que escribes...nadie puede abstraerse a los placeres..estan ahi, solo es preciso sacar el envoltorio....estan ahi para recordarnos que somos mas humanos de lo que creemos...estan ahi para reirse de nuestra debilidad...los unico que nos queda es estirar nuestras manos y alcanzarlos, y saborearlos hasta que sus residuos desaparezcan....

cuidate princesita, y sigue disfrutando de tu chocolate nocturno...

me gusto eso de que "este es por cuando la cama me queda grande"...genial justificación...jaja

victor Rocco dijo...

Me pasa lo mismo,bueno, no todas las noches pero si despierto a las 4 de la madrugada "deseando"
y miro la mitad de mi cama vacia, tomo unas hojas algo que escriba, y comienso a sacarme las ganas en el papel, uf ni sabes lo que es, saludos desde mi ciudad osorno de chile, besos, besitos y besotes.

•°¤*(£AURA)*¤°• dijo...

estoy completamente de acuerdo contigo, senti muchas ganas de comer chocolate leyendote, que buen post, eso es lo que hace un buen escritor. un beso Lau!

Vale Becker dijo...

Me tentaste! Ahora quiero chocolate... aunque desde Pascuas que todos los días como un pedacito y todavía me queda... jeje El chocolate es mi gran pasión... :P
Me gustan las "excusas" para cada bocado de chocolate :)
Saludos por ahí!! Espero q estes muy bien!!