lunes, 14 de julio de 2008

Miércoles cualquiera




Jamás pude imaginar que un miércoles cualquiera pudiera desencadenar tantas cosas tras sí. Pensaba en ellas y en cómo ocultas se desdeñaban a sí mismas, a pesar de que poco a poco iban somando su diminuta peculiaridad del escondite. Sí, asustadas quizás, aunque no más de lo que la muchacha estaba.
Se trataba solamente de un miércoles sencillo y de la cantidad de secretos existentes en su paradero, y que, más adelante, dejarían de existir como tales.
Pero la duda impertinente en ningún momento se alejó de la pobre chica, y ésta correteaba por los recovecos de su mente, cargante y fastidiosa. ¿Serían aquellas cosas ocultas oníricas e imaginadas? ¿Podrían formar parte de la quimera que, quizás, ella sola se inventó?
Laura Martinez

11 comentarios:

Perséfone dijo...

Las dudas no tiene por qué ser malas. De echo había alguien que decía que estas eran el principio de la sabiduría.

Pero es que a veces la incertidumbre es tan grande que hace daño...

RIPNE dijo...

¿Y qué no es la vida entonces que inventarse una quimera cada día?

Belén dijo...

Buf, cuando las dudas asaltan los recovecos del cerebro, mal tema...

Besicos

Mar dijo...

Gracias por tu visita y comentario. Me he dado una vuelta por tu blog y me ha gustado, tengo que pasar otro ratito para seguir leyendo.
Saludos.

Lau dijo...

:-) tienes razón Perséfone

LiterataRoja dijo...

Dice Alejando Dolina "La duda es la vida; saber es morir"

david guzmán dijo...

que te pasaaaaaaaaaaaaaaa?

esta asi o más genial, pero tengo qiue volver a leerla porque no me quedé satisfecho a ver si le pongo historia.
Besos

tia elsa dijo...

um la duda carcomen el alma!

Jorge Luis Freire dijo...

laura volviéndose críptica...

roro dijo...

hola, grax por tu comentario, aunque no se como lograste encontrar mi blog...wajajajaja

muy interesante lo que escribes, me llama la atencion

sigue asi
que estes bien

adios

cheguevara dijo...

la mente, esa tortura*
CHE