miércoles, 4 de junio de 2008

Jazz

Dicen que el jazz es el mejor estimulante del sexo. “Deja fluir la melodía que oyes por tu cuerpo, imagínatela recorriendo todas las zonas de él” me dicen. Y sin querer, y sólo porque he oído la palabra sexo, la imagino recorriéndome por el vientre hasta llegar al rincón donde se esconde el mayor placer de los placeres. De repente he respirado profundamente cómo si éste en realidad me haya penetrado y me haya llegado más que al alma.
Dicen que escuchar ese saxofón, el chelo a pizzicato y un piano marcando la melodía, revelan las hormonas.
El jazz como remedio a la soledad o a tu casta temporada. “Si quieres hacer el amor, escucha jazz” me vuelven a decir. Una sustitución del placer carnal y un orgasmo imaginado totalmente insuperable.
El ritmo a destiempo, como enlace a tu elevada y eminente respiración.
Un placer irrefutable en cuanto lo pruebas.
La voz de la cantante son los gemidos de la pareja en cuanto se ejecuta la acción prohibida. O también puedes imaginarla como sus manos, atando y desatando cabos por tu cuerpo, o insaculando sus más profundos secretos dentro de ti.
El jazz como en sus comienzos: prohibido y enfático.
Una excitación solaz y que cavila sobre el futuro que espera: un sudor hedónico que se esparce obscenamente por los recovecos de tu cuerpo.
El jazz espetando su música en tu interior, y tú, sintiendo un ineludible reproche de placer.
Laura Martínez.

16 comentarios:

David Carrascosa dijo...

Me gusta más el sexo que el jazz, tengo separados los sentidos del tacto y del oído. Los políticos sentimos de otra manera (¿?)

Un abrazo, LAU.

pd, No detestes lo que no conoces; no sabes lo que te pierdes

Lau dijo...

jajajaja, cierto.

No puedo llevarte la contraria

Perséfone dijo...

Es una metáfora preciosa, la verdad, aunque supongo que para ello debes sentir dicho estilo de música como algo especial.

Tal como dice David Carrascosa, no se puede odiar aquello que no conoces. Lo malo es que tampoco puedes amarlo.

Un saludo.

Milagros Sánchez dijo...

No insistiré más en el contenido metafórico de tu apasionado texto casi, casi musical...ja,ja,ja Pero lo que si me ha llamado mucho la atención es el vocablo: "insaculando" que has introducido voluntariamente y que me ha hecho recordar el día en que José Bono, ex presidente de la Comunidad de Castilla La Mancha y ahora presidente del Congreso, tuvo la ocurrente idea de introducir este gerundio: insaculando, ese primer día de la legislatura española, refiriéndose al escrutinio que obligaba a Zapatero a someterse a una segunda votación para aposentarse cuatro años más en el despacho de La Moncloa.
Gracias por darle ese tono jocoso también a este bonito texto.
Besos multicolores

Lau dijo...

jajajaj, no sabía que una palabra pudiera desencadenar tantos hechos tras sí.!

Raúl dijo...

El jazz es, en efecto, una de las músicas más sensuales o, cuanto menos, más evocadoras en cuanto a la insinuación se refiere. Sus texturas, sus cadencias, la languidez y el arrastre de ciertas notas... En fin, lo dicho.

Y dicho ésto; comentario que copio tal como lo dejé en tu blog comunal; te agradezco tu visita y te confirmo que sí, uno es de Benicàssim... pero tampoco vio allí a Chao.
En fin... chao.

Sombras en el corazón dijo...

Visto lo visto; o más bien; visto lo escrito, procuraré no escuchar jazz a solas co un desconocido... quién sabe lo que podría pasar.
Permiso concedido. En el mío a la derecha, ya te enlacé.

Un abrazo

Mefistófeles dijo...

El jazz y más allá del él... Como el rock desenfrenado en los '70, y el acompañamiento de las músicas estridentes...
Sexo y Jazz?... Creo que puede llegar a establecer un complemento...
Aunque, quizás, sea lo mejor por separado, para no perder de vista nada.

Saludos y Abrazos!

Reyex dijo...

Jeje, creo que pocos de tus lectores son seguidores del Jazz, a mi me parece que es una muy buena metáfora aún cuando uno conlleva la relajación de una manera diferente a como lo lleva lu otro.
Pasa tal vez que para los oídos acostumbrados al rock y al pop, pueda llegar a sonar aburrido.
Muy buen post.
Saludos!

JuaKo! dijo...

Plenamente de acuerdo con Perséfone y David Carrascosa: ``no se puede odiar aquello que no conoces. Lo malo es que tampoco puedes amarlo´´

El jazz significa para mi un descanso a lo que suelo escuchar, como el house... siempre me gusta escuchar un par de canciones (pero no demasiadas)

Eladio dijo...

Davis y Coltrane al poder

http://es.youtube.com/watch?v=U4FAKRpUCYY

 kotto dijo...

la sensaciones que pueden producir la música, el amor, el sexo, pasión ...son mezclas demasiado seductora... me gusta...

besos Lau

BORJA F. CAAMAÑO dijo...

Comparto tus pensamientos acerca del jazz... y los complementaré diciendo que sus acordes son la bso de tu vida, si se lo permites.

Hace años, en un momento de mi vida en que estaba muy perdido, un disco de Art Blakey -A Night in Tunisia- me ayudó a sobrevivir sin perder mi cordura.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

Lau dijo...

Bien, sin saber dónde narices dejé mi comentario que he escrito hace un momento... (como voy firmando a varios, a saber a quién se lo he dejado van a pensar que estoy locaaaxD)

Eladio, decirte que me encanta coltrain, aunque soy más del jazz moderno* jajaja Norah jones, aunque esta sea más comercial, Madeleine peyrouxe, hot 8 brass, aunque no son del todo jazz..

Y ´también me decanto por el nu-jazz o jazzy...

Indigo jam unit es buenísimo. Lo descubrí gracias a un amigo que está metido en el mundo entorno a j´pón y me lo pasó...

En fin, aunque sé que lo tuyo es el rock, te recomiendo que escuches algo de él.

Saludos!

Miguel Pazos dijo...

El jazz es la leche. Pon ahí algo de Louis Armstrong, uno de mis virtuosos favoritos.

Un saludo

AdR dijo...

Billie Holiday