sábado, 22 de marzo de 2008

Obsesionada

Tenía ganas de llorar, más me contuve las lágrimas. Un sentimiento y emoción de impotencia que antes nunca había sentido: me había convertido como todas las demás, o eso era lo que me dijeron.
-Intenta escribir sobre otras cosas para ver si la obsesión desvanece.- me decía mi amiga Andrea- Sabemos que puedes salir de esos ámbitos en los que ahora te centras…
-Y que no son malos- me decía Seki, mientras cortaba a Andrea- … sólo que la obsesión no es buena.
Yo sabía que tenían razón, pero enfadada, me crucé de brazos, puse morritos y añadí:
-Son cosas de la edad, cosas normales…
Mis amigos sonrieron tristemente como compadeciéndose de mí y negaron con la cabeza.
-Es algo que se pasa de lo estable, Laura. Tu vida parece que sólo se centre en eso, y creemos que tienes un problema. Eres una obsesiva.
-Además-volvió a cortar Andrea- no disfrutas de tu propia obsesión…
Ahí puse una cara entre… “No sabes ni tú misma lo que dices” y “¿A qué demonios te refieres?”
-Sí Laura, sí… cuando tienes lo que quieres, estás deseando que llegue otro momento igual.
Los comprendía a ambos. Seguramente habrían tenido conversaciones entre ellos acerca del tema y habrían estado opinando en contármelo a mí.
-Incluso tú misma te engañas intentando decirte que no estas obsesionada, y así nos engañas a nosotros- añadía Ezequiel- sólo que ahora hemos descubierto tu secreto, y no nos podrás engañar más.
Mi frustración era evidente. No tenía escapatoria por ningún sitio; mirase a dónde mirase, por cualquier objetivo, tenían ellos razón. Pero, ¿cómo solucionarlo? Era tan impulsiva hacia aquellas sensaciones y pensamientos (incluso acciones) que parecía no tener remedio. “Está bien. Tranquila, respira, sabrás solucionarlo.”
-Lo estáis exagerando todo un poco… ¡Claro que disfruto de lo que hago!…
Pero me volvían a dedicar aquellas caras de compasión, como si la necesitara.
-Intenta no pensar siempre en lo mismo… sólo te decimos eso.
Entonces, una llamada gloriosa de mi madre, me rescató de aquella conversación y me marché del lugar.
Ahora por la noche, he reflexionado sobre lo que me dijeron. “Escribe, y verás que no siempre interpretas lo mismo” Y aquí estoy. Sabía que si me ponía a escribir de mis sentimientos, acabaría escribiendo más de lo de siempre, una cadena de mini relatos con enlace y que, si las leías seguidas en orden cronológico, podrías divisar en ellas la historia final de mi obsesión.
No pienso escribir más sobre eso, es más, me he propuesto hasta no mencionar el tema en este escrito. Porque no me gustan las obsesivas, y yo me he convertido en una de ellas.
¿En qué puedes escribir? Me pregunto, intentando no pensar en el tema de siempre.
“Sobre cuando miras la ventana” me digo “No, no. Sobre cuando miras la casa que ves a través de la ventana; o quizás podrías escribir acerca de lo tonta que eres, o de cómo a veces eres una dramática sin remedio, o te encanta llamar la atención sin conseguirlo, o cómo te encanta que te halaguen, o en general, podrías escribir sobre tus defectos”
Pero sin remedio alguno, la obsesión vuelve a la cabeza, y me doy cuenta que, por primera vez he admitido mi obsesión y me compadezco incluso de mí misma.
No puedo remediarlo…
Laura Martínez

16 comentarios:

mario dijo...

Hola Laura

Hacés bien en expresar tus sentires: búsquedas, pesares, dolores y resurrecciones. Hasta puede tener la belleza del vuelo lírico que pueden tomar tus escritos.

Expresarse con palabras o con lágrimas es lo más sano... porque sino, podemos caer en la tentación de pretender poner la "basura bajo la alfombra" y puede explotar por otro lado, peor aún.

Espero que tengás unas Felices Pascuas. Te mando un beso.

Carome dijo...

Cuando yo era pequeño tenía muchas pesadillas. Supongo que tenía una mente muy activa y mientras dormía recogía todo lo que había vivido durante el día y empezaba a crear mundos demasiado complejos que me asustaban.

Me forcé a desarrollar una habilidad, que consistía en ser consciente de que todo era un sueño y obligarme a despertarme. Conseguí, durante las pesadillas, ser capaz de razonar las cosas y llegar a la conclusión de que eran absurdas, y por lo tanto despertarme.

Eso lo uso ahora despierto, cuando me meto en espirales de pensamientos negativos y recuerdos que no ayudan a tirar para adelante.

Si no tienes algo con lo que sustituir tus pensamientos es más difícil. No los puede cambiar por "la nada". Eso de que debes distraerte en realidad tiene sentido. Llena tu cabeza de otras cosas, positivas, claro. ;O)

Un beso. Gracias por el Link

mario dijo...

agregame, si queres mariohm74@hotmail.com

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

Lau. Escribes muy muy bien. Tienes un talento muy grande. Te animo a que sigas así y aquí tienes a un amigo profe de Literatura para ayudarte. Un beso, Francisco

fabián dijo...

eso suele pasar, y no son cosas de la edad, la cabeza siempre est{a llena de contradicciones y dudas y más obsesión

V. dijo...

Estimada:

Hola. En la actualización de esta semana, tenemos novedades;

Daniel Burman: "El trabajo con los actores es la película"

Dando inicio a nuestra sección de entrevistas, el equipo de Glauber conversó en exclusiva con el cineasta argentino Daniel Burman, en el marco de su paso por Santiago, mientras afina los últimos detalles de post-producción de "El nido vacío", su nueva película, que será estrenada el próximo 24 de abril en Argentina (y durante los próximos meses en Chile).

Te invitamos a ver un video con un resumen de la entrevista realizada hace un par de días, en donde Burman comparte algunos interesantes apuntes sobre su concepción del cine.

www.cine-glauber.blogspot.com

Un abrazo

Equipo
Blog Glauber

•°¤*(£AURA)*¤°• dijo...

sentí como si estuvieras contando un pedazo de mi vida... ese en el que quede estancada y por el que cerre mi primer blog triste-y-vacia la obsecion... yo la supere solo con paciencia y tiempo... obvio ayudas extra... te deseo lo mejor en ese doloroso camino que es olvidar... besos!

Pau dijo...

Cuando estamos obsesionados, siempre y de alguna manera, llegamos al mismo tema de obsesión...pero se puede salir de eso, resolviendo ese asunto de 2 maneras: real o espiritual; la primera es más difícil pq seguramente cuando un asunto nos obsesiona es pq no es un tema resuelto y ya ha pasado mucho tpo. desde q sucedió; así q lo más sano es resolverlo de manera espiritual: analizar por última vez ese asunto, "terminarlo" de manera imaginaria, hablarle desde tu estado actual al tú del pasado; creo q esa es la mejor manera de ir terminando la obsesión.
Sigue escribiendo, tienes demasiado talento ;)
Muchos saludos Lau!!

Miguel Pazos dijo...

La obsesión es un sentimiento rácano, que se llega a confundir con el amor. Todo es una bazofia,jaja.

Besos

Mefistófeles dijo...

Y qué tiene de malo?...
Creo que es como un condimento a la vida,
el problema se presenta solamente cuando los ojos no miran más allá de aquel punto que es todo...
Gracias por tus comentarios.

Saludos y Abrazos!

difusa dijo...

Obsesión o catarsis?
Gracias por tus comentarios!

Anónimo dijo...

Hola lau^^
En este momento diras: "dios! pero como es posible k me este firmando Andrea???! (si soy andrea XD)", pues si aki toy, y esk e pensao (si pienso¬¬) k ya k me nombrabas y tenia algo k ver en tu historia, k estaria bien k por 1 vez interrumpiera mi huelga de no firmate para firmarte!^^

Y bueno...k decirte...como ya te dijimos lo k puedes hacer es dejarte el "tabaco" (guiño ojo, guiño ojo xDDDDD) por un tiempo y ya ta......y k ya sabes lo k pienso k no hace falta k te lo escriba...

Ale pues...mañana nos vemos^^
Bye^^

JuaKo! dijo...

Qué interesante y profundo Laura...
La obsesión me hizo perder los estribos hace tiempo y lo pasé un poco mal... Pero siempre sale de nuevo el sol, aunque llueva y llueva, el amanecer siempre llega. Para vencer la obsesión me tuve que dar cuenta que estaba obsesionado, aunque suene evidente a veces no es tan fácil saberlo

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

Escribes tan bien que hoy te he incluido en una entrada en mi Blog. Ánimo...

EteAN! dijo...

HOla LaU:

las obsesiones son como el frenesi de una idea que en algun momento te atrapa, pero en el fondo es la excusa para no dejarla ir... lo que no es malo, permite desarrollar un poco el lado analitico y ser mas "brujo", pero cuando nos dominan, uf!

es bueno escribir, para todo... sigue asi...

Un abraxo!

Reyex dijo...

Depues de ver todas las felicitaciones que recibes esta por demás hacerlo y creo que en algun momento de nuestra vida nos obsesionamos con algo, aunque pocos tenemos el valor de aceptarlo y menos aún podemos salir ello sin secuelas.
Deseo que seas una de esas personas.
Saludos.