jueves, 19 de diciembre de 2013

#22

Sumergirse
en
cualquier
tiempo
pasado
que
fue
mejor
es
inventar


Si te sientas, te cuento. Que me va bien, que soy feliz. Lo que imaginé que sería, más o menos igual, solo que ahora tolero el rosa y bebo más vino. No sé, la edad, el cambio de peinado, nada raro, lo simple, lo normal, como las manías, que todos tenemos. Me gusta ir y salir, a veces, a descubrir (o redescubrir) los recuerdos, porque soy nostálgica y melancólica, que son dos cosas distintas. No te asustes, no ofrezco nada, me gusta ir sola y recrearme en el taconeo, y las postales y los espejos, porque ahí estoy, en réplica, en vivo, un poco distorsionada. La vida son versiones, como la percepción, el pasado, que nunca es común, aunque digan. Si me ruegas, me detengo, depende, he de decir, hago promesas que no cumplo, como todos, supongo. Prometer es bonito y negarlo de despiadados, porque otorga eso, esperanza, que se tiene poca. 
A veces lo veo claro, ahí estoy, en la cima, o casi, llegando. La puerta está cerca, timbrar da más respeto. Si me abres tú, o él, o el otro. Tenerlo todo controlado no es dinámico, hay que detener barcos y llegar tarde a las citas, siempre sin querer. Te lo digo como quién no quiere la cosa, o sí, no sé, ven y ya veremos. Quiero la elegancia de quien no la busca, y bailar valses y olvidar todo.
Que galopen los días no me da miedo, lo que me aturde es despertarme siempre en el mismo lugar, que acabe y no le haya hecho honor, que les defraude, perder respeto, dejar de forjarlo, que se rompan más copas. Cosas así. 


Si te vuelvo a ver, pregúntame qué tal. Las cosas banales son necesarias. 

7 comentarios:

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

Sencillamente magnífico

Miguel A. Pazos Fernández dijo...

Muchas felicidades

Sergio Rodriguez dijo...

Deli...

Fran Sánchez dijo...

Muchas Felicidades Laura. Un besazO

Miguel dijo...

Bueno, supongo que lo primero es felicitarte por esas 22 primaveras tan bellas y elegantemente puestas.

Y lo segundo; que el texto, breve y sencillo, me ha encantado. Me gusta tu estilo... casi tanto como tu voz.
Y eso que hacía tiempo que no te leía.

Espero seguir haciéndolo porque me gustan estas divagaciones tan personales que escribes.
Son la esencia de todo buen blog.

Un beso, Laura.

AdR dijo...

A esto, a esto me refería yo con eso de que siguieras escribiendo.

Bss.

Anónimo dijo...

Olééé