domingo, 24 de abril de 2011

Perro atado a la pata de la mesa


Amarrado a la pata de la mesa,
aúllas,
gritas
y lamentas mi partida.

Te até,
como a un perro,
para que no me pudieras seguir

y reanudar mi paso sin tu penosa,
fatigosa
y constante queja del amor.

Y como un perro,
intentas morderte la cola
dando vueltas sobre tu propio eje.

Te crees poeta cuando hablas de ti.
Siempre hablas de ti.
Incluso cuando hablas de cualquier otra cosa,
acabas mencionándote.

Y te encanta.

Te encanta recrearte en los dones y aptitudes que careces,
y te encanta aparentar una humildad que no posees,
pero tu soberbia te puede.

Crees que lo sabes todo.
Pero ¿Qué narices sabrás tú?

No eres más que un perro atado a la pata de una mesa.

5 comentarios:

AdR dijo...

El perro sin su hueso no es perro. Me quedaré esperando uno nuevo :)

Besos.

Juan Carlos dijo...

ahi esta bien el perro.. no dejes que se mueva

Laura dijo...

Guau, guau!

Borja F. Caamaño dijo...

Es cierto, sí, que hay gente a la que le encanta oírse...

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

flower dijo...

¡jo-der!