martes, 31 de agosto de 2010

Mamá, ¿has visto mi peine?


Soy un desastre.

En mi desorden desaparecen cosas,
y en mi desorden me busco,
y en mi desorden me encuentro.

Y todas las cosas que quiero,
todo lo que (me) importa,
está en ese montón,
desordenado, enredado y holgazán,
pero yo estoy junto a ello.

Y así,
andando en pelotón desastroso,
avanzamos lentos y torpes;
tan indisciplinados como el propio caos.

Mientras,
la vida es más impredecible que nunca.

4 comentarios:

Miguel Costas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Costas dijo...

Solo espero que en eso montón haya un pequeño huequecito para mi jijii
Estoy de vuelta cuando quieras hablamos un beso.

Belén dijo...

El ser humano tiende al caos...

Besicos

Enac Clavijo y Viera dijo...

Cada día me siento más entrópica y también más agusto con mi entropía, igual debería preocuparme! mientras me consuela saber que hay gente tan caótica como yo!