sábado, 9 de agosto de 2008

El miedo en Canterbury.

El cielo caia oscuro tras los arboles, y a pesar del
tembleque de su voz, mi miedo no se camuflaba.
-Crees que deberiamos seguir?-pregunte
-No estoy seguro, pero Canterbury es una ciudad muy tranquila.
Aquella sesacion de terror corria despavorida por los diferentes rincones de aquel bosque, haciendome saber que aquella noche no iba a ser la ultima en la que sentiria aquella misma sensacion. El miedo llegaria incluso hasta casa.
-Mi primo dice que por aqui hay criaturas extranas.
El me miro sorprendido.
-No te lo creeras, verdad?
-No lo se, yo solo te cuento lo que me dijo...
En cierto modo no queria creermelo, pero lo hacia. Me conto que por algun sendero de aquel mismo bosque habia visto uno. Palido, blanco y con un ligero resplandor.
Me estremeci tras imaginarmelo por enesima vez. "Los fantasmas no existen" me dije, pero aun asi, el frio viento de aquella noche me aterrorizaba.
Las sombras de los arbustos parecian esconder secretos oscuros, cuyo enfoque parecia
desembocar en el movimiento de cualquier criatura viviente en aquel bosque. Me asuste al oir el
ulular del buho.
-Si que crees en esas historias de miedo!
-Y a ti que mas te da?
- No me da, esta claro. Me hace gracia que seas tan cria.
No lo mire si quiera. El miedo me paralizaba a pesar de que
mis pasos eran largos y rapidos.
-Es que tienes prisa?
No le conteste.
-Que te pasa? estas muy rara, nunca te habia visto asi. Los fantasmas no existen Helen.
De nuevo un silencio.
-De verdad crees que va a aparecerte alguno por aqui?
-Porque no te callas y me dejas en paz? Tendria una mejor vuelta a casa si no me atormentaras tanto.
En el fondo el sentia el mismo miedo que yo, pero no queria demostrarlo.Aquella noche no habia luna ni estrellas brillando en el cielo. Solo las enmaranadas ramas de los arboles parecian resplandecer entre la espesa oscuridad.
Lo sentia. Si, lo sentia fuertemente en el pecho. El corazon no me paraba de latir. Las intensas emociones que mi propia imaginacion hacia que sintiera elevaba la intensidad de mi respiracion. Ya hasta las piernas me flaqueaban.
-Quieres tranquilizarte?-me dijo Albert.
- Me estas poniendo nervioso.
Le agarre la mano para sentir el contacto y el calor de algun ser que no fuera sobrenatural. El respondio apretandola fuertemente, y entonces, agradeci su consuelo.
Todavia quedaba un buen trecho hasta llegar a casa.
-Deberiamos haber cogido un taxi.
-No seas tonta.
Pero de hecho, lo era.
Lo era, porque creia en historias fantasticas de animas correteando por los bosques, porque me imaginaba que alguna fuerza oscura me envolveria algun dia durmiendo y porque sentia una extrana sensacion de horror volando por toda la ciudad.
Derepente, vi a Albert caer bajo el sotobosque. Segudamente, yo me desmaye del miedo.
La ultima cosa que pude ver fue algo palido, blanco y con un ligero resplandor.


Laura Martinez.


pd: siento las faltas de los acentos, pero este teclado no lleva. (Escribo desde Inglaterra. Canterbury)

15 comentarios:

nestor dijo...

Ah!! no me dejes tanto tiempo con la sensación de un final abierto...apúrate con la segunda parte, ¿o es el final?

Que disfrutes a fondo las vacaciones....

un abrazo, amiga....

AdR dijo...

Me gusta que de la realidad te saques un cuento. Eso es la vida... eso o lo que tú haces: soñar despierta.

Besos

Perséfone dijo...

El miedo a lo desconocido, aderezado con un montón de historias fantásticas. ¿De quien no se ha apoderado esa sensación alguna vez?

Qué envidia ¡Desde inglanterra! ¿Estas allí de vacaciones o por otros motivos? ¿Pasarás mucho tiempo por aquellas tierras?

Saludos.

Anónimo dijo...

Joder...¿Es que cada vez que pregunto por tí estás en un país diferente? Cómo viven algunas...
Y enhorabuena por el blog, consigues que cada vez que le echo un vistazo a tus historias acabe desmoralizado por aquello de la competencia.
Un abrazo, y espero que nos veamos pronto!!

hayunlocoeneltejado

BORJA F. CAAMAÑO dijo...

Tan sólo desearte una felices vacaciones, ya iba a poner el grito en el cielo por las faltas, y animarte a que sigas escribiendo. Por otro lado creo que deberías vigilar el estilo... que no te parezca mal, que emplees formas propias del género como sotobosque y pálido y alguna más, mezclándolas con expresiones como tembleque... chirría.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

Lau dijo...

Nestor, esta historia ya esta acabada. :-)

Lau dijo...

Borja, gracias por el consejo.


Y Jaime, porfavor, que comptencia? Si tu escribes mil veces mejor que yo!!!!!!!!!

Sombras en el corazón dijo...

Inspiración inglesa. :0)
¿Ya te diste algún atracón de chocolate? ¿Visitaste la catedral?
Me encantaron algunas de sus tiendas típicas, sobre todo una que estaba en una esquina y que vendía vajillas típicas floreadas...
Y unas postales gigantes en las tiendas de recuerdos con Hammlet, Romeo y Julieta, etc en comic

Pásalo estupendo

Anónimo dijo...

Laura tonta :P




Seki xD

Mefistófeles dijo...

Hacia un tiempo que no pasaba a visitarte.
Cada vez, escribes mejor...
Siempre hacia arriba y con esos laberintos que solo tú sabes hacer...

Saludos y Abrazos!, desde el extremo sur del mundo.

Intoxicada.* dijo...

Viajar...
Yo nunca he logrado salir de Chile xD
que lindo que puedas viajar...Eso siempre inspira mucho para escribir cosas tan maravillosas como las que tu escribes.
Un saludo & que disfrutes tu viaje.

Lau dijo...

Seki, cabronazo, que no me actualizas el fotolog ni me escribes emails ¬¬

Anónimo dijo...

perdí la contraseña! osino ya te hubiera actualizao aunk sea 1 vez pa kdar bien xD

David Carrascosa dijo...

Hola Lau, has leido la historia del "Fantasma de Canterbury". De pequeño me encantaba esa película.

Como siempre un lacer parsar por aquí, mucho más después de un perezoso mes de vacaciones.

Nos vemos... nos leemos.

Besos!!!!

Achtur dijo...

Nena, si hubiera leido esta historia hace un par de semanas no hubiera ido tan tranquila por High Street dando tumbos de madrugada...

No me extraña que escribas estas historias (después de ver a los muertos esos de piedra en el río a cualquiera le entra el miedo)

Aiii Canterbury! Qué de recuerdos, qué de libertad, qué de confesiones...

Os quiero mucho a las dos, pequeñas. A ver si os veo pronto (bueno, os voy a ver ;P) *